Nuevos Entornos Virtuales de Aprendizaje

Compartir esta nota…

Desde hace varias décadas se aprecia una inmersión de la tecnología en la vida cotidiana, en éste artículo se reflexionará sobre los desafíos y adecuaciones que proponen las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en la educación. A modo de revisar, reflexionar y observar nuestras prácticas en los “nuevos entornos virtuales de aprendizaje” y perfiles en diferentes roles como mediadores o cursantes, dado que se encuentran involucrados todos los niveles académicos.

En las últimas décadas, la inclusión tecnológica en diversos aspectos de la vida cotidiana, nos obligó a encarar nuevos desafíos y estrategias.

La educación no quedó excluida de ésta marea y la aplicación de las Tecnologías de la información y Comunicación (TIC), nos desafío, como docentes a reflexionar sobre nuestras prácticas, adquirir habilidades y “ aggiornarnos “ , generando nuevos entornos  virtuales de aprendizajes, involucrando también a los otros actores de la comunidad educativa.

Las TIC, han transformado todos los ámbitos de la vida y la educación en la sociedad actual, lo que conlleva un cambio en la forma en que se aprende y se enseña. Como consecuencia de ello surgen los Entornos Virtuales de Aprendizaje (EVA), donde se ubican recursos y materiales educativos apoyados en herramientas digitales que facilitan los procesos de aprendizaje en las diferentes  modalidades.

Desde fines del siglo XX se comienzan a utilizar las TIC para desarrollar procesos de aprendizaje que incorporen el uso de las nuevas tecnologías como herramientas que acompañan al entorno de aprendizaje presencial.De ésta manera, se Incorporó la modalidad virtual asincrónica, a través de mails, classroom, aula virtual,foros, etc; y la modalidad virtual sincrónica con intervención directa de los participantes para lograr la adquisición de conocimientos y capacidades.Ambas modalidades generaron la adecuación académica

La revolución tecnológica en los ambientes de aprendizaje ha generado la necesidad de replantear otras alternativas para el desarrollo del conocimiento, donde la incorporación de las TIC han diversificado las estrategias metodológicas para el acceso a la educación desde las distintas modalidades como la presencialidad, la virtualidad o la bimodalidad. Facilitando la interacción y adquisición del conocimiento con la finalidad de posibilitar un aprendizaje significativo, colaborativo y participativo adecuado a los modelos pedagógicos actuales y a las demandas de la sociedad.

Para el establecimiento de buenas prácticas educativas en los EVA, se requiere que el académico adquiera habilidades, destrezas, conocimientos y competencias ligadas a los aspectos pedagógicos, comunicacionales, tecnológicos y evaluativos, que permitan la adecuada mediación pedagógica y la construcción del conocimiento tanto individual como colectivo, en mira de alcanzar una educación integral en los participantes.

 La virtualidad genera espacios de teleformación que ofrece un entorno adecuado para la implementación de cursos con modalidad virtual e híbrida.  Ante ello, el rol del  capacitador ha pasado por una serie de transformaciones, debido a la implementación de las TIC dentro de los entornos de aprendizaje. Por lo que se requiere que se desarrollen otras destrezas, habilidades y conocimientos que le permitan mediar apropiadamente el aprendizaje. Es fundamental conocer el perfil del capacitador virtual, puntualizando en los siguientes aspectos: importancia en los entornos, competencias pedagógicas y didácticas, comunicacionales, tecnológicas y evaluativas así como el cumplimiento de los roles en los ambientes de aprendizaje virtual

Los entes educativos deben acompañar los cambios sociales; apoyando a los mediadores en la adquisición de habilidades en el manejo de herramientas tecnológicas que les permita trascender su rol de capacitador presencial a un capacitador virtual; recibiendo formación teórico-práctica desde diversas áreas, en la actualidad las instituciones formativas deben contar con infraestructura técnica, personal técnico y  facilitadores tecnológicos que colaboren con los docentes en su desempeño.

Se requiere que el académico adquiera habilidades, destrezas, conocimientos y competencias ligadas a los aspectos pedagógicos, comunicacionales, tecnológicos y evaluativos, que permitan la implementación de prácticas educativas.

El sistema educativo ha experimentado cambios significativos en el paradigma tradicional de transmisión de conocimientos. Por tal razón, los docentes se han adaptado progresivamente a la implementación de ambientes de aprendizajes apoyados en las TIC. 

Dentro de estos entornos, el rol del mediador tradicional se ha transformado a lo que se denomina actualmente docente o mediador virtual, de manera que le permite asumir diferentes tareas tales como; planeamiento, comunicación, evaluación y diseño de un EVA acordes al modelo curricular del nivel correspondiente.

El mediador virtual se ha caracterizado por crear nuevas prácticas de aprendizaje, donde el conocimiento surge mediante la interacción, el acompañamiento así como la realimentación de las actividades y recursos integrados en la formación virtual para el logro de los objetivos propuestos. En los entornos virtuales de aprendizaje el capacitador virtual, forma parte de un equipo interdisciplinario que contribuye al desarrollo de ambientes en concordancia con las exigencias de la sociedad del conocimiento y de la información.

El rol del capacitador virtual en los Entornos Virtuales de Aprendizaje, es tan fundamental como la labor de un mediador presencial, pues se encuentra capacitado para desarrollar, implementar y evaluar el diseño en estos entornos.

Además posee la experiencia y la habilidad para la construcción de materiales digitales que facilitan el acompañamiento y seguimiento de los aprendizajes en estos espacios educativos.

El mediador a través de la adquisición de habilidades y destrezas en el manejo de herramientas tecnológicas, fortalece su capacidad de observar cómo los participantes captan, codifican y comprenden los contenidos de un curso, sin perder la visión sistémica y constructivista para el logro de aprendizajes integrales y significativos. El docente virtual, en los EVA, posee roles y acciones específicas desde el accionar pedagógico, comunicativo, tecnológico y evaluativo, los cuales permiten administrar el conocimiento y la creación de espacios virtuales dinamizados que integren un adecuado diseño en temáticas sobre el uso de las TIC orientadas al campo de la educación para el diseño, implementación y evaluación de cursos en línea o bimodales.

El elemento clave del cambio en el proceso educacional es el contenido de lo que se enseña y de cómo se transmite. Mientras que en el paradigma tradicional el contenido se encontraba en el propio conocimiento y experiencia del capacitador y en las fuentes estáticas de información, como en libros, enciclopedias o bibliotecas. En este nuevo paradigma, basado en el uso de la tecnología de la información, los contenidos están en una red, y en las relaciones comunicativas. Esto significa que hay un espacio de acceso compartido a partir del cual, y según las habilidades y posibilidades de aquellos que tienen acceso a los medios y soportes disponibles, el cursante desarrolla su proceso de aprendizaje.

En el mundo de la educación consideramos que el reto consiste en utilizar la tecnología y las funciones designadas para difundir la información e interconectar personas e instituciones como herramienta que facilita el aprendizaje. Sin embargo, la información por la información no es una acción educativa, es decir que el acceso a la información y a su tratamiento no siempre implica un aprendizaje. Debemos tener en cuenta las variables que forman los procesos de aprendizaje y los sustituyen en función del nuevo contexto en que se desarrollan o tienen lugar.

En el sistema educativo, se deben considerar: a los  estudiantes, analizando sus necesidades y sus características específicas, como edad, nivel educativo previo, disponibilidad de tiempo para el estudio, acceso a la tecnología, etc.; a los capacitadores que desarrollan un vínculo fundamental con el participante. Y por último los recursos tecnológicos, integrados por las redes que permiten la interacción entre estudiantes, expertos y fuentes de información para acceder al conocimiento de manera progresiva y, así, desarrollar habilidades. Los atributos del trabajo en red hacen hincapié en las oportunidades y recursos disponibles tanto para los mediadores como para los participantes. Éstos no están limitados a causa de su situación geográfica, ya que tenemos un fácil acceso a la información de manera virtual, a bases de datos, bibliotecas y diversas fuentes.

Por ello se necesita definir y aplicar un método de enseñanza y aprendizaje concreto y específico para este nuevo contexto. La formación académica, si tiene el fin de ser eficiente y afrontar las necesidades de la sociedad actual, debe promocionar el uso de las nuevas tecnologías de manera instrumental y también estructural, como herramientas que pueden promover y motivar el aprendizaje. 

El objetivo de la formación inicial en este siglo debe incluir, necesariamente, además del conocimiento especializado, la formación básica en el uso y exploración de las nuevas tecnologías. Los estudiantes del futuro tendrán acceso a la información formal e informal cuando quieran, allí donde estén. Serán participantes muy activos y con ello, el concepto de quién es el profesor y de quién es el estudiante aparecerá muy difuso. 

Bibliografía consultada
  •  CAMACHO ZÚÑIGA, María Guadalupe y otros. (2011) “La docencia y su rol en los Entornos Virtuales de Aprendizaje: una perspectiva desde la Universidad Técnica Nacional, Costa Rica”. Área de Tecnología Educativa y Producción de Recursos Didácticos Universidad Técnica Nacional Costa Rica
  • Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. https://www.conicet.gov.ar/programas/vocar/educacion-virtual-en-pandemia/
  • Guido , Luciana – Autor/a; Versino , Mariana. (2012) “La educación virtual en las universidades argentinas”. Centro Latinoamenricano de Ciencias Sociales. CABA
  • SANGRÀ, A.; DUART, J.M. (2001). «Enseñar y aprender en la virtualidad». Universitat Oberta de Catalunya. En: Educar 28
  • Servicio de Educación a Distancia (SEAD). https://www.argentina.gob.ar/educacion/gestioneducativa/sead
María Guadalupe Oliva

María Guadalupe Oliva

Licenciada en Geografía en la Universidad Nacional de Luján y Especialista Docente de Nivel Superior en Educación y TIC.
Solicitud de información sobre:

Curso Resiliencia Organizacional