Omicron y Teletrabajo, un binomio superable

Compartir esta nota…

Las redes estallan con números de contagiados que se multiplican segundo a
segundo, los centros de testeos no dan abasto, y el miedo, el desasosiego son
los protagonistas de un fin de año marcado a fuego por la pandemia. El
escenario laboral se tiñe de incertidumbre, y el 2022 amenaza con coletazos de
nuevas “persianas bajas” y cierres intempestivos. La consultora norteamericana
Upwork ha realizado una amplia encuesta sobre las nuevas tendencias en la
organización del trabajo a partir del COVID 19. Los resultados son irrefutables y
aunque los datos refieren solo a los Estados Unidos, es llamativo el
diagnóstico: “dentro de cinco años el 58% de los teletrabajadores actuales
harán su trabajo exclusivamente a distancia, un porcentaje que antes del
COVID era de solo el 38%”. Fuente: Prevencionintegral & ORP.

 

En Europa, frente a la avanzada de las variantes más contagiosas como el
Omicron, los países comienzan a desplegar sus políticas públicas. Francia,
decide imponer al menos tres días de teletrabajo para luchar contra el
covid, una decisión planteada con fecha cierta: 28 de diciembre 2021 y con
autoridad de aplicación: el primer ministro de Francia, Jean Castex. En la
misma línea Boris Johnson, anunció la vuelta al teletrabajo en el Reino
Unido, y los pasaportes sanitarios en varios lugares del país.

¿Cómo se prepara Argentina? ¿Qué medidas de provención estamos tomando para evitar un nuevo encierro, y mantener la productividad de nuestras fuentes de trabajo?

El decreto 867/2021, de fecha 23 de diciembre de 2021, prorroga el Decreto Nro 260/20 con sus modificatorias y normas complementarias hasta el 31 de diciembre de 2022, expresando con razón:

"Que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró a la nueva variante Omicron, como variante de preocupación en todo el mundo por el alto riesgo de contagio".

La pregunta entonces es clara: porque todavía nos planteamos si se puede
teletrabajar en forma segura, es decir con un esquema de 3 por 2? Porque si
hemos probado durante dos años, el 2020 y 2021, que el trabajo remoto es
factible, no lo implementamos? Sin lugar a dudas, debemos capacitarnos,
porque la transformación digital laboral impregna nuestras relaciones laborales
demandando modalidades de trabajo atravesadas por las tic pero humanizadas.

Cuando lejos en el tiempo, por el año 2003 hablábamos desde la Comisión de
Teletrabajo del Ministerio de Trabajo de la Nación de mitos y realidades del
teletrabajo, mencionábamos el temor de los sindicatos, la falta de una ley en la
materia, el escepticismo de los empleadores y la escasa conectividad en el
país. Hoy año 2021, tenemos la ley de Teletrabajo Nro 27555, ya reglamentada, los sindicatos han firmado diferentes cláusulas incorporando la modalidad a los convenios colectivos de trabajo, los empleadores han comprobado que su rentabilidad se incrementa con su aplicación y existen redes de conectividad a lo largo del país. Desde Gnt Mentoría Neurodigital hemos desarrollado un método que proviene el BoD, (burnout digital) y sin lugar a dudas las organizaciones pueden ver los resultados en el incremento de la empleabilildad y la mejora de la productividad cuando lo instrumentan en el trabajo a distancia validándolo con indicadores.

Pero sin embargo, todavía hay quienes disfrazan la modalidad, y no cumplen
con la entrega de las herramientas de trabajo, ni con las condiciones y derechos pautados por la norma, entre ellos la desconexión. Nos encontramos en óptimas condiciones para aplicar una modalidad que nos va a facilitar la continuidad de la productividad y del trabajo, en un escenario que ya vislumbra contagios y necesidad de distanciamiento, cuidados de saludo y aforo. Si podemos evitar la propagación del virus, si tenemos los primeros pasos dados, si nos entrenamos en mejorar y recortar la presencialidad en un esquema mixto, porque no lo hacemos?

Es urgente el despliegue de políticas públicas que puedan facilitar a las pymes,
crédito fiscal para aplicar al teletrabajo, a las empresas en general capacitación y monitoreo, que las acompañe en la implementación.
Depende de todos y de cada uno, los mitos están derribados, el teletrabajo es
una modalidad que hoy le da un sustento, una razón de ser a una realidad: el
Covid 19.

Viviana Laura Diaz

Viviana Laura Diaz

Abogada, Doctorado en Derecho del Trabajo, Previsión Social y Derechos Humanos en la Universidad de San Carlos de Guatemala y Doctorado en Derecho del Trabajo en la Universidad Nacional Tres de Febrero. Magister en Derecho del Trabajo y Relaciones Internacionales en la UNTREF. Formadora, Consultora y Disertante internacional en Negociación, Trabajo Conectado Remoto y Método de Gestión NeuroTIC. Autora de “Acoso Laboral, ¿un flagelo negociable?”; “La Oficina en casa: Mitos y realidades del Teletrabajo” de la Editorial Kapelutz, 2013, y “Teletrabajo y Neurotecnología: Una guía imprescindible para gestionar el Trabajo 4.0” de la Editorial Granica, 2018, origen del Método GNT​​
Solicitud de información sobre:

Curso Resiliencia Organizacional